sábado, 30 de marzo de 2013

¿Será el inicio de la III Guerra Mundial?


“La perspectiva de las relaciones entre el Norte y el Sur se adentran en un estado de guerra. Todos los problemas a nivel de Estado que surjan entre el Norte y el Sur serán abordados con un planteamiento de guerra y no de paz en la península de Corea” señala en un comunicado especial el gobierno Norcoreano.  La guerra parece ser inminente. Además Estados Unidos está deseando gastar munición y se toma en serio el anunció del “estado de guerra” de Pionjang.  Lo que significa que EE.UU. ha igualado la apuesta de Kim Jong Un, a la espera de la siguiente carta. El joven inexperto, apoyado por un pueblo que le otorga la sensación de ser un semi-dios, y la prepotencia suficiente como para caer en las estratagemas del viejo zorro americano, es el pardillo perfecto. 

Un país con un solo cerebro.
Esto es lo que ayer decía el joven Kim,  Estados Unidos "debe tener claro que en la era del comandante general Kim Jong Un, el más grande de los comandantes, todo es distinto del pasado". Además no solo parece estar muy loco, actúa como tal. Pero eso le añade un puntillo de psico que te dice que si se pega será hasta el final. Tiene pinta de ser un Kamikaze, y su pueblo es tan Kamikaze como quiera su líder. Esto es lo que yo he entendido de este comunicado, Corea del Norte está preparada para ir donde vaya su Kim Jong Un.  

Por otro lado está  Estados Unidos que está jugando al póker. La semana pasada lanzó calderilla para que su oponente picase, sus bombarderos estratégicos B-52, capaces de almacenar bombas nucleares, sobrevolaron la península coreana para tentar a Kim hacer su all-in. El joven Kim lo considero una "provocación intolerable". Y parece que hoy ha hecho un “Re-raise” apostando el 50 por ciento de sus fichas con el comunicado de Estado de Guerra. Puede que se esté pegando un farol, lo que significaría que no tiene bombas nucleares y por consiguiente que no va atacar. O puede que sí que las tenga y si Estados Unidos vuelve a subir, atacará.

Le toca jugar a Estados Unidos, de momento lo ha visto. Pero tiene que tener en cuenta que un jugador loco es impredecible. Que el resto de jugadores aún no se ha tirado, entre los que destacan China y Rusia que están esperando a ver a cuánto asciende el bote, y por último el resto del mundo que le está mirando. Por eso, aunque tiene muchas ganas de echar a Kim de la mesa, está esperando que sea él el que eche su all-in, para obtener el respaldo mundial y quedar como un héroe, que ahora mismo es lo único que se juega Estados Unidos.  Atacar en defensa propia para ser visto como el libertador del planeta que nos salvó de la III Guerra Mundial. Sabe que atacar primero podría molestar al resto de jugadores porque no es la primera vez que lo hace.

Y ahora toca analizar la partida. Por un lado habría que saber las ganas que le tienen China y Rusia a Estados Unidos. A Rusia le tira más los comunistas que los Yankis, pero está demasiado lejos, si se mete será más adelante. China puede plantearse la hegemonía mundial y los ciberataques, no son muy relevantes, pero muestran que hay tensión. Además ha estado luchando con Japón, aliado de EE.UU. por los mares del Sur. Si se mete China está Irán, que es del estilo de Kim, locos y kamikazes. Sin embargo creo que China no tiene más de una pareja de ochos, lo que supone que no se va a meter. E Irán no puede meterse sin un aliado que le recompre. Estados Unidos lleva jotas, pero además juega con las cartas de Japón y las de Corea del Sur, puesto que solo quiere echar de la mesa a Corea del Norte. Así que lo más probable es que Kim se atreva a pegar con un par de sietes, creyendo por su inexperiencia que realmente lleva algo, y se quede solo mientras EE.UU. se lleva todo el bote. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada